Pasión por vivir México



¿Qué hay detrás de las mejores experiencias?

Por Santiago Fernández, Vicepresidente y director general de Tarjetas Personales de American Express México

En estricto sentido, una experiencia es una circunstancia o acontecimiento vivido por una persona; dicho así, pareciera algo cotidiano y sin mayor relevancia. No obstante, el valor que cada individuo tiene sobre esta experiencia es lo que la puede hacer realmente extraordinaria.

Así también, desde la perspectiva de las empresas, se vuelve cada vez más importante el diseño de experiencias que brinden valor agregado a sus clientes. Esos momentos diferenciadores, únicos, que generan memorias positivas y perdurables, son los que más impacto tienen al recibir un servicio. Por lo tanto, es deber de cada marca conocer a sus consumidores para diseñar estrategias que realmente cumplan este objetivo.

Y no es necesario ir lejos para lograrlo; es tan sencillo como brindar un servicio excepcional, una atención tan personalizada que los clientes no solo se sientan sino que se sepan especiales. Ejemplos van desde hacer rápidamente una aclaración de estados de cuenta, responder de manera eficiente y rápida, dar tranquilidad ante cualquier situación. Al elegir un producto o servicio, estos factores entran en juego.

También es elemental que el cliente conozca el alcance de lo que consume para poder tener mayor valor. Tomemos como muestra los productos financieros: varios brindan beneficios, servicios, soluciones, protección y respaldo, pero al no saber a profundidad la información no se aprovechan de manera correcta.

Un mecanismo financiero que sea flexible y eficiente permite tomar mejores decisiones de compra, porque el panorama de opciones se expande. Un ejemplo de flexibilidad financiera son las mensualidades sin intereses; estas otorgan la oportunidad no solo de parcializar pagos, sino también de calcular cuánto de nuestro ingreso y tiempo se va a destinar a liquidar una deuda, haciendo de este mecanismo uno muy útil para el control de las finanzas, más si permite diferir cualquier gasto sin cobrar cuotas adicionales. Este esquema es uno de los más utilizados, ya que de acuerdo con los reportes “Indicadores Básicos de Tarjeta de Crédito” de 2011 a 2015 de Banxico, ha crecido un 100 por ciento en los últimos cinco años.

También es importante buscar opciones que tengan planes de lealtad como parte de sus beneficios. Recibir recompensas por compras cotidianas siempre es un valor adicional que, bien aprovechado, puede utilizarse para adquirir artículos exclusivos, viajes, estadías en hoteles, certificados electrónicos, y mucho más. 

¿Servicio de concierge? En muchas ocasiones es parte de lo que otorgan los productos financieros y es ignorado. A través de este, se puede acceder a beneficios que tal vez no se conocían o recordaban. Por ejemplo, el concierge puede diseñar experiencias, tales como organizar el itinerario para próximos viajes, conseguir boletos para conciertos en México u otros países, atención de un personal shopper de una tienda de lujo, acceso a exclusivos campos de golf, visitas especiales a museos, reservaciones en los mejores restaurantes, entre otras. Algunos servicios de consejería como los de American Express, tienen una infinita posibilidad para crear experiencias que se ajustan a las necesidades de cada persona.

Cuando un producto financiero tiene la capacidad de integrar cada ámbito de la vida, simplificándolo para hacerlo más sencillo y extraordinario, generará experiencias positivas. Es cuestión de saber lo que se quiere y conocer lo que se tiene de cada servicio contratado. Buscar, comparar, conocer y elegir correctamente. Sin duda, eso hará de cada compra la mejor experiencia.

Etiquetas (enlazar):
Deja un comentario en facebook.