Pasión por vivir México



Sonia Falcone

Por Wendy Plata / fotos cortesía

​La pintora y artista plástica contemporánea, sobresale no solo por su compromiso con el arte, sino, además por su enorme labor en pro de la sociedad. A lo largo de su carrera ha exhibido en ciudades como Londres, New York, Miami, Phoenix, Santa Cruz, Bogotá, Buenos Aires, Dublín, Washington, Beijing y Scottsdale, entre otras; donde fundó la Organización de Latinos Unidos dedicando su tiempo a proyectos comunitarios en favor del arte y de mujeres y niños víctimas de la violencia doméstica.

Destacadas instituciones, como el Museum of Phoenix y The National Hispanic Woman Corporation, han reconocido en sus obras un contenido que busca la reflexión del espectador en aspectos del colectivo contemporáneo; una conciencia social que se traduce también en su vida como activista, que afianza a través de la Fundación Sonia Falcone.

¿En qué proyectos estás ahora? 

Tengo una exhibición en Londres, en la Feria Latinoamericana, paralela a la muestra Crossroads de arte contemporáneo. Después tengo una en París y proyectos para exhibir en el Palacio Real de Portugal. Tengo muchas exposiciones por delante. 

Cuéntame de tu aportación a la Fundación de Lalla Salma de Marruecos. 

Es un diseño de cerámica. Mil platos de edición limitada, que costarán 150 euros cada uno, y serán donados para beneficiar la fundación de la princesa Salma de Marruecos.

¿Cómo fue que empezaste en el arte? 

No descubrí esta vocación hasta que estuve en una depresión intensa cerca del año 2005; en el año 2006 empecé a pintar y me seguí de lleno. 

Te sirvió mejor que una terapia. 

Exactamente. Fue un mecanismo de defensa que me mantuvo a flote, pero no sabía la pasión que iba a desarrollar de esto. Yo había estudiado Historia del Arte, pero no técnicas de pintura; entonces fue cuando empecé a aprenderlas, y trabajé y trabajé. Porque 99 % es trabajo y 1 % es deseo para lograr lo que uno hace en la vida.

¿En qué te inspiras? 

En la naturaleza. Hice un estudio para descubrir las raíces y lenguas de Bolivia y la descubrí extraordinaria. Y ahora estoy haciendo lo mismo en México, porque me inspira, igual que mi país natal. México tiene cosas maravillosas y me gustaría desarrollar obras mías basadas en la cultura mexicana.

Es muy importante para ti el uso del color. 

El color nos representa. Tengo una obra que se llama “Ventanas del alma” con esa acepción del color. Una amiga mexicana siempre me dice “ponte rosa cuando te sientas mal, cuando te sientas deprimida”; y quién no sabe que el rojo es el color del amor, el azul da paz, el verde esperanza o el amarillo vida. Es por eso que me gusta usar mucho color. Es parte de la cultura del latinoamericano.

¿Qué ha sido lo más difícil en tu trayectoria como artista? 

Como mujer, establecerse es mucho más difícil, hay muchos retos, pero ¿quién la tiene fácil en este mundo?, todos tenemos dificultades. Creo que dar el primer paso es lo más importante; y tratar de trascender, de hacer propuestas únicas, eso es lo que va a dejar marca. En cualquier profesión, hay que darle dedicación, tiempo y ganas, siempre. 

¿Cuál ha sido una de tus grandes satisfacciones en el mundo del arte? 

Ser invitada a exponer a Venecia por segunda vez, para mí fue algo extraordinario, pero al curador le gustó mucho la propuesta. Y el que me inviten a museos en todo el mundo me llena de gozo, porque los curadores le están prestando atención a mi obra. 

¿Cuál sería tu consejo para quien empieza a dar pasos en el arte? 

Que observe mucho. Primero hay que decidir qué es lo que quiere hacer y enfocarse en eso; buscar todas las maneras y explorar diferentes medios. Porque el cielo no es el límite, puede irse más allá, pero la única manera es intentándolo.

¿Tienes alguna otra iniciativa en puerta? 

Sí. Estamos haciendo un hogar para niñas en Cabo San Lucas, solo había un hogar para varones, y ahí vivían 20 o 30 niñas. Ese hogar iba ser abandonado hace siete años por falta de fondos del gobierno, e hice un llamado a toda la gente que conocía para ayudar; y de ahí hasta el día de hoy, es sostenido por las donaciones de todos los que gentilmente donan. Ahora, hemos comprado la tierra aledaña y vamos a comenzar con el hogar de niñas. 

¿Hay algo más que quieras compartir? 

Que estoy llena de gozo. Yo puedo ser testigo de lo que es el amor de Dios en nuestras vidas, y ser bendecida de la manera en que soy es algo que no debo guardar solo para mí. Y que si en algún momento estamos tristes, estamos solas, pensamos que no podemos, no nos olvidemos de agárranos de su mano.

Etiquetas (enlazar):
Deja un comentario en facebook.